Antes del origen

Antes del origen

El mundo mágico que viene de los cielos sigue fascinando a la humanidad, es algo que tenemos en nuestro ADN.

Los descendientes de los aborígenes australianos tienen la creencia de que vinieron del cielo, Baiame es un Dios que llegó en su nave después de recorrer el río, en realidad se refiere a la vía láctea, pinturas rupestres lo representan como un ser con la luna en una mano y la estrella de amanecer en la otra, a su lado reposa la nave en forma de canoa, en la cual según los entendidos viajo por el espacio antes de llegar a la tierra y crear los ríos, las montañas, los bosques, las canciones, las tradiciones y por supuesto las leyes de la vida, luego de su magnífica creación se alza de nuevo al cielo y es llamado por eso Padre del cielo.

Cada paso que daba estaba marcado por el fuego, cuando llegó un gran fuego estaba bajo de él y cuando se volvió a ir sucedió lo mismo, para los seguidores de los antiguos astronautas, es sin duda una muestra de que eran naves espaciales y que ese poder que vino del cielo nos puso en la tierra para que la hicieran suya.

Como puede notarse hay mucha similitud entre los símbolos usados por la gran mayoría de las grandes religiones del mundo. Hay un Dios que viene del cielo y luego se va de nuevo a él, como en el caso de Jesús el Cristo, de la religión cristiana, que vino a la tierra en forma de hombre para luego subir a los cielos. El pasaje de la creación de los cristianos que se hizo en 7 días, ese Dios que trajo las reglas de la vida; como en el cristianismo Dios le entregó las leyes a Moisés.

pintura rupestre

Hay muchas coincidencias entre las diferentes creencias religiosas, sean estas monoteístas o no. Para seguir en la misma línea, de la conjunción de elementos comunes en las distintas religiones, como en el caso de las que no son monoteístas, Baiame se casó con una Diosa, Birraghnooloo y tuvieron a Daamulum, en esta creencia las mujeres nunca durante su vida pueden ver dibujos de él, ni siquiera pueden pronunciar su nombre.

El cielo, estrellas, los fenómenos celestiales siempre cautivaron a los hombres, y en la antigüedad, tiempo en el que comenzaron los mitos y las leyendas, se crearon estas formas de adoración a cosas que no tenían una explicación para aquellos momentos, eso se fue internalizando en el ADN de los pobladores de todas las latitudes de la tierra y evolucionaron para convertirse en religiones.

Estamos hablando de momentos que se remontan a 40.000 años, según indican los aborígenes actuales australianos. Muchos de ellos aún conservan intactas sus tradiciones ancestrales y es un conocimiento que no riñe con la ciencia, sino que más bien sirve de inspiración para ella.

indigena

En el caso de estos aborígenes, cuyos mitos y legendas son tan antiguos como la humanidad y que son muy ricos en variedad y conocimiento, existe un concepto muy avanzado del tiempo para la época en la que se creó, ellos lo llaman El Sueño, y cuando se refieren a ello lo hacen como lo que no ha sido creado, lo eterno, conceptos que han sido objeto de intensos debates y estudios filosóficos y científicos que terminan hablando de aspectos tan avanzados como la posibilidad de que nuestro mundo es virtual, eso es algo que los antiguos australianos tienen en sus creencias más antiguas, ¿Cómo puede ser posible algo así? Para hacerlo más increíble aún, científicos notables de universidades japonesas han profundizado en esta teoría y consideran que matemáticamente es algo posible ¿Cuántas cosas nos tienen reservadas las antiguas escrituras y los mitos y leyendas aborígenes del mundo? En este escrito solo he abordado una minúscula parte de las creencias antiguas australianas; pero el resto del mundo está plagado de ellas. Hay mucho por aprender.