Entre el bien y el mal

Entre el bien y el mal

Juzgar sin valorar todos los aspectos del problema no es correcto.

Pareciera que para muchos los negocios y la religión son cosas que no comulgan. Pero eso no es del todo así, la religión es la consciencia de las sociedades, las ayuda a no ser inhumanos. Aunque se comparen algunas veces, los negocios no son batallas en una guerra, en las guerras se mata al enemigo o se hace que se rinda para imponerse ante él, esa es la naturaleza de la guerra.

En los negocios no es así, en ellos se concilia, se acuerda, no se mata o se hace rendir al contario para prosperar, por lo menos en el punto de evolución que tenemos hoy no es así. Comento esto porque existe una grave situación en las que familias por no poder pagar una hipoteca sean desalojados y lanzados a la calle. Por un lado está el papel del banco, que dice, estos son negocios, Ud. firmó un acuerdo lo incumplió y ahora solo está viviendo la consecuencia de ese incumplimiento. Dice el afectado, -estas personas no tienen corazón para dejar en la calle a una familia, ¿Profesarán alguna religión? A lo que responde el gerente del banco, – ¿Acaso faltar a su promesa no es algo que está mal visto por la religión? ¿Quién incumplió lo que prometió? ¿Ud. que cree?

niño dinero

Puedo decir que esa persona que tomó la hipoteca seguramente no tenía consciencia de lo que pasaba porque el tema financiero no es el fuerte en la educación básica de cualquiera, que curioso que nuestro mundo esté plagado de asuntos financieros y sin embargo en la escuela aprendemos a leer, a escribir, matemáticas; pero de finanzas nada, solo se nos dice que es bueno ahorrar. Pensando mal, ¿Será que lo ideal es que las personas tengan esta debilidad, para permitir que quienes tengan el conocimiento puedan manejarlas con mayor facilidad?  Pues para que exista una sociedad más justa la información financiera no debería ser tan opaca porque con ello se afecta a mucha gente.

Para el banco es un negocio redondo, se quedan con el dinero, los intereses y luego con la casa y el cliente hace un negocio de bobo, pierde la plata, más los intereses, la casa y lo más seguro es que también pierda a la familia y parte de los ahorros de su vida. ¿Quién hace el mal? Honestamente, dejar a una familia sin casa suena desgarrador, en cambio que el banco no reciba el dinero y que pierda el negocio es algo que él puede aguantar; pero ¿Qué pasa cuando la crisis hace que sean miles los que no puedan pagar? El banco pudiera quebrar ¿Cierto? Pero aún así, seguimos pensando que eso no está mal. Y ahora que el banco ha quebrado ¿Cómo las futuras familias podrán tener un préstamo hipotecario para adquirir la vivienda de su familia? ¿Qué banco querrá estar en un negocio que pueda hacer que su dinero se pierda? ¿Arriesgaría su dinero en un negocio así? Seguro que no.

jueces

No es un asunto fácil de juzgar ¿Verdad?, lo justo sería que las personas tengan el conocimiento mínimo en materia de hipotecas, que les permita valorar mejor su posición. Las iglesias cualquiera sea su creencia, puede ayudar mucho a sus feligreses orientándolos en este sentido. Si hay algo que han hecho las religiones es hacer que las personas cambien sus conductas en función de sus creencias y ayudarles a entender que un hogar no es ser propietario de una casa, el alquiler es una opción para quienes no pueden asumir otros compromisos, no podemos volver a un siervo león ¿No lo crees así? Esto ayudaría mucho a evitar situaciones tan dramáticas como las vividas por estas familias que ahora están en la calle, que dios les ayude a conseguir salir de esas penurias.